Dios está, por encima de las circunstancias.



Cuando vemos que nuestra vida, se oscurece o se detiene por alguna circunstancia lo mas fácil que hacemos o creemos poder hacer es quejarnos y ahí si levantamos la mirada al cielo, pero no en la búsqueda de aliento o esperanza, vamos mas bien en son de reclamo y pedir explicaciones.

El ser humano por el simple hecho de tener el libre albedrío, que no es por ser merecedor sino porque El Padre lo otorgó para dejar que actuara por si mismo, por este simple hecho nos creemos absolutos y capaces de tomar las decisiones mas absurdas que nos cruzan por la mente, sin antes prevenir estrellarnos.

Es verdad que el libre albedrío o propia decisión nos otorga la llave para abrir o cerrar la puerta de un dia a dia, pero también contamos con el razonamiento, y pensamiento lógico, y no con esto quiero decir que seamos o somos perfectos, no. Lo que pretendo decir es que si tomamos una decisión y por cosas del universo, no nos salió como queríamos o esperábamos, tengamos claro que la culpa o responsabilidad no es de Dios, es nuestra.

Tu piensas, analizas, escoges y al final decides, okey, eso está muy bien, pero no es responsabilidad de otro, la decisión que hayas tomado o estés a punto de tomar, y así como somos feroces para luchar por lo que nos cruza por la mente, también debemos ser firmes para reconocer nuestra falta.

Ahora, también digo, que tampoco podemos esperar que todo llegue por obra y gracia del espíritu santo, osea como un regalo y sin hacer nada, porque es una posición muy cómoda sentarse a esperar que las condiciones estén perfectas para ir tras su sueño, que el dia brille para realizar el mejor negocio, esperan la pareja perfecta, el trabajo perfecto y hasta el clima, pues déjame decirte que talvez nunca llegue.

Muchas de las personas que han logrado sus sueños, no esperó el tiempo perfecto sino que a pesar de las dificultades eligieron comenzar a marchar, tomaron riesgos y crearon las circunstancias que les permitió llegar donde querían llegar. Esto se llama FE.

Yo particularmente admiro a FORREST GUMP , un hombre simple a lo largo de su vida, que se relaciona con hechos de gran magnitud y relevancia, pero siempre sin darse cuenta de lo que está pasando a su alrededor ni de su significado, debido a su retraso mental. Sin embargo, las cosas le salen mejor que las personas normales.

Esto a razón de que ?, de que Dios está por encima de las circunstancias. Y en vista que no es un Dios mentiroso ni imitador, el permite que vivamos a nuestras anchas, osea en comodidad y buena comunicación. Y con mente clara, o no, ahí está El, presente en nuestros corazones, diciéndonos que todo es posible, sea la circunstancia que sea, y que a medida que la vida avanza y tu FE crezca, de ese modo iras progresando y obteniendo los frutos del espíritu santo, que son , dominio propio, templanza, sabiduría de lo alto, humildad, benevolencia, y, amor por tu prójimo...Chao.

1 comentarios:

Hola, no conocía tu espacio y me dio por pasarme...

Me gustó esta entrada y sí, estoy de acuerdo contigo, Dios no tiene la culpa de lo que les pase o hagan los hombres; nosotros somos los que tenemos el poder de actuar por nosotros mismos y él no tiene nada que ver con eso. Lamentablemente, respecto a lo otro, y soy comodona... a veces he sentido miedo... y odio arriesgarme para que algo me salga mal pero, ahora veo que es algo que forma parte de la vida, que es necesario para vivir, porque sino, te quedas ahí estancad@... y eso no es vida o, al menos, no la vida como debe de ser. Tengo que aprender mucho, lo sé, como todos... por eso estamos aquí, unos aprendemos unas cosas y otros otras, porque esto es como una escuela; el método de aprendizaje es muy efectivo, por cierto. Y eso intento... Una vez más, me quedo pensando.

Un saludito.

 

Publicar un comentario en la entrada